Coronavirus

COVID-19 en el mundo: muertes ya superan los 2 millones según Universidad Johns Hopkins

Se necesitaron ocho meses para alcanzar el millón de muertos. Pasaron menos de cuatro meses para llegar al siguiente millón.

EFE

GINEBRA - El número mundial de muertos por el coronavirus ha superado los 2 millones, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Esta cifra cruza el umbral en medio de un despliegue de vacunas tan inmenso pero tan desigual que en algunos países hay una esperanza real de vencer el brote, mientras que en otras partes del mundo menos desarrolladas, parece un sueño lejano.

Se necesitaron ocho meses para alcanzar el millón de muertos. Pasaron menos de cuatro meses para llegar al siguiente millón.

La impactante cifra se alcanzó poco más de un año después de que se detectara por primera vez el coronavirus en la ciudad china de Wuhan. El número de muertos, recopilado por la Universidad Johns Hopkins, es casi igual a la población de Bruselas, La Meca, Minsk o Viena.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó el viernes 15,800 muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas, la peor cifra diaria en más de un año de pandemia.

“Es una cantidad terrible de muertes”, dijo el doctor Ashish Jha, experto en pandemias y decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Brown. Al mismo tiempo, agregó, “nuestra comunidad científica también ha realizado un trabajo extraordinario”.

En países ricos como Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel, Canadá y Alemania, millones de ciudadanos ya han recibido alguna medida de protección con al menos una dosis de vacuna desarrollada con velocidad revolucionaria y autorizada rápidamente para su uso de emergencia.

Pero en otros lugares, las campañas de inmunización apenas han despegado. Muchos expertos pronostican otro año de pérdidas y dificultades en lugares como México, Brasil, Irán e India, que juntos representan aproximadamente una cuarta parte de las muertes en el mundo.

“Desgraciadamente la población se confió, ha estado confiando y como país, como sociedad, como ciudadanos no hemos entendido” lamentó Israel Gómez, un paramédico de la Ciudad de México que pasó meses transportando pacientes con COVID-19 en ambulancia, buscando desesperadamente camas de hospital vacías. “No hemos entendido que esto no es un juego, que esto realmente existe”, agregó.

México, un país de 130 millones de habitantes que ha sufrido enormemente por el virus, ha recibido apenas medio millón de dosis de vacuna y ha aplicado la mitad en los brazos de los trabajadores de la salud.

Eso contrasta fuertemente con la situación de su vecino más rico del norte. A pesar de los primeros retrasos, cientos de miles de personas se arremangan todos los días en Estados Unidos, donde el virus ha matado a unas 390,000 personas, con mucho, la cifra más alta de cualquier país a causa del coronavirus.

Aunque las campañas de vacunación en países ricos han tropezado con filas largas, presupuestos inadecuados y un mosaico de enfoques estatales y locales, los obstáculos son mucho mayores en las naciones pobres, que pueden tener sistemas de salud débiles, redes de transporte en ruinas, corrupción arraigada y falta de electricidad confiable para mantener las vacunas lo suficientemente frías.

CORONAVIRUS EN LATINOAMÉRICA

Brasil, uno de los países más afectados por el COVID-19 en el mundo, registró en las últimas 24 horas 1,131 nuevas muertes por la enfermedad, con lo que encadenó tres días seguidos con más de mil óbitos diarios y ya supera las 207,000 víctimas mortales, informó este jueves su Ministerio de Salud.

Este fue el séptimo en los últimos diez días en que la cifra diaria de muertes en el gigante sudamericano superó el millar y el tercer día seguido, tras los 1,110 fallecimientos del martes y los 1,274 del miércoles.

En medio del recrudecimiento de la pandemia que confirma que Brasil vive una segunda ola de la enfermedad sin haber superado la primera, el país también registró este jueves 67,758 nuevos contagios, el segundo mayor número desde el 17 de diciembre (69,830) y tan sólo superado por el récord de 87,840 casos contabilizados el 7 de enero. Brasil acumula 207,095 víctimas desde el primer óbito el 12 de marzo del año pasado y 8,324,294 casos desde el primero el 26 de febrero de 2020.

Algunos de los síntomas del coronavirus se agudizan debido a la contaminación del aire. ¿Por qué pasa esto?
Contáctanos